Reseña de Superman: Son of Kal-El #2

Superman: Son of Kal-El #2
Superman: Son of Kal-El #2

«La verdad» – Parte 1

Escritor: Tom Taylor. Dibujante: John Timms. Portada: John Timms. Portada alternativa: Inhyuk Lee

Jonathan Kent lleva ahora la capa de su padre, pero ¿puede ser Superman y seguir teniendo una vida normal? Es difícil en este mundo moderno. El peligro está en todas partes. El nuevo Superman aprende esto de la manera más difícil en su primer día de universidad, y un ataque mortal obliga a Jon a salir de las sombras y entrar en el centro de atención, donde su identidad se expone a la Verdad, una máquina de noticias activista dispuesta a alterar todo. Pero antes, el hijo aún tiene algunas cosas que aprender de su padre, y unos cuantos juguetes geniales que heredar. Pregúntate, ¿qué harías con tu propia Fortaleza de la Soledad? Este nuevo capítulo del legado del Hombre de Acero no ha hecho más que empezar a revelar sus sorpresas.

Historia

Desde la recomendación de Damian, Jon es un ávido espectador del videocast «La verdad», en el que un desconocido enmascarado lucha por la verdad y la justicia revelando peligrosas actividades delictivas.

Pero a Lois no le impresiona que Jon esté holgazaneando por la casa en lugar de prepararse para su primer día en la universidad. Jon decide que probará una identidad secreta y así nace Finn Connors.

Pero no pasa mucho tiempo antes de que el día se vea interrumpido por un tiroteo en la Universidad. Este acto terrorista obliga a Jon a entrar en acción, aunque no antes de que un compañero de estudios retumbe la conexión.

Más tarde, después de la emoción, Jon se sienta en la superficie de la luna acompañado por su padre. Clark le ofrece sabiduría y apoyo antes de ofrecer a su hijo un regalo de cumpleaños anticipado: una llave de la segunda Fortaleza y un traje hecho para su hijo por la propia Martha Kent. Clark es críptico en este punto, insinuando que podría no ser un superhéroe mucho más tiempo.

De vuelta a casa, Jon sintoniza «La Verdad» y se sorprende al escuchar que hay solicitantes de asilo a la deriva en el mar sin que ningún país esté dispuesto a acogerlos. Jon no pierde tiempo en rescatar el barco y traerlo a Metrópolis prometiendo velar por ellos mientras buscan refugio.

Mientras Jon vuela a un edificio cercano y observa la ciudad se queda atónito cuando aparece el anfitrión de «La Verdad», que se revela como Jay Nakamura, el estudiante que estuvo presente en el tiroteo. Jay promete ayudar a Jon a integrarse para que no tenga que ser Superman las 24 horas del día.

En otro lugar, el presidente de Gamorra, toma las acciones de Superman rescatando a los solicitantes de asilo como un acto de guerra.

Los problemas para Jon no han hecho más que empezar…

Curiosidades

Kyle grabó en cada una de sus balas «oraciones» (prayers) y «pensamientos» (thoughts). Esto es una referencia a la frase usada en Estados Unidos para dar las condolencias «Thoughts and prayers».

Jon llevando su jeep es un homenaje a Action Comics #1.

Opinión
5. Excelente

Superman: Son of Kal-El #2 es el cómic de Superman más humano que hemos tenido en años. Sólo que no está protagonizado por el Superman que conocemos.

El primer número de este título presentó a un joven Superman que podría no estar satisfecho con la forma en que Superman reacciona a las crisis en lugar de tratar de cambiar el mundo para mejor, y este segundo número redobla ese concepto.

La historia comienza con Jon adoptando una nueva identidad secreta para poder tener una vida normal como estudiante de primer año de universidad. Pero todo se desmorona en un tiempo récord cuando se ve obligado a revelar sus poderes para evitar un tiroteo allí.

Esto, combinado con un misterioso guerrillero que expone la difícil situación de los refugiados de Gammora, lleva a Jon a plantear a su padre una pregunta difícil: ¿por qué Superman no hace más? Clark tiene una buena respuesta – él no es realmente de la Tierra y siempre tiene miedo de sobrepasarse – pero eso establece la idea de que Jon, como verdadero hijo de la Tierra, es perfectamente adecuado para hacer más.

Al igual que en el número anterior trató de interferir para ayudar a un joven meta, en este número Jon se ocupa de asuntos mucho más importantes.

Cuando el gobierno de Gammoran niega la existencia de los refugiados y éstos se enfrentan a una muerte segura, Jon los lleva a Metrópolis, para luego tener que asegurarse de que no caigan en manos de un gobierno cruel y abusivo.

El misterioso justiciero La Verdad, que tiene una máscara que da miedo y parece que está preparado para ser un adversario. Pronto resulta ser algo totalmente distinto.

Este es un cómic que tiene muchas cosas en la cabeza y parece bastante enfadado por el estado del mundo, por lo que es interesante que al final parezca tan edificante.

Taylor parece tener fe en que los superhéroes de la Generación Z, tanto reales como ficticios, darán un paso adelante para ayudar al mundo.

El cliffhanger final es un corte profundo y establece un inesperado primer villano importante al que Jon se enfrentará en lo que podría terminar siendo el mejor Supercómic en un tiempo.

En cuanto al arte, me gusta mucho el estilo artístico, se adapta muy bien al cómic. Timms maneja con maestría los momentos dramáticos frente a las secuencias de acción. Gabe Eltaeb merece una mención especial, ya que su coloración realza el aspecto de Superman: Son of Kal-El #2.

Superman: Son of Kal-El #2
Portada de Superman: Son of Kal-El #2

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESARReseñas de Superman: Son of Kal-El

Acerca de Miss Lane

Diseñé miles de inventos revolucionarios que me habrían convertido en la mujer más rica del mundo… pero los guardé en Megaupload. Ahora dirijo esto a tiempo completo.

Ver todas las entradas de Miss Lane →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

36 + = 42

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.