Cómo una batalla legal por Superboy cambió la historia de DC Comics

batalla legal por Superboy DC Comics

Jerry Siegel y Joe Shuster crearon a Superman, pero en realidad fue Superboy el que provocó una batalla legal con DC Comics.

La mayoría de los aficionados al cómic han oído la historia de dos jóvenes llamados Jerry Siegel y Joe Shuster que inventaron a Superman a finales de los años 30 y cambiaron la cultura pop para siempre, pero lo que algunos no han oído es la turbulenta historia de lo que ocurrió entre bastidores, y cómo una creciente lista de frustraciones llevó a los creadores de Superman a demandar a DC Comics por los derechos de Superman y Superboy.

El debut de Superman en junio de 1938 con el número 1 de Action Comics, de Jerry Siegel y Joe Shuster, cambió el mundo. El éxito del personaje no tuvo precedentes y se convirtió en una serie de radio, cine, animación, tiras de prensa y mucho más. En un mar de animales parlantes, detectives y justicieros, Superman irrumpió en escena como el primer superhéroe de cómic verdadero, inspirando el debut de todos los personajes con superpoderes que le seguirían.

El éxito de Superman fue tal que DC Comics creó una nueva empresa llamada Superman, Inc. para encargarse del merchandising que exigía el personaje. El éxito de la creación de Jerry Siegal y Joe Shuster hizo que la juventud de Estados Unidos clamara por cualquier cosa relacionada con Superman que pudiera conseguir.

El problemático camino de Superman hacia su condición de superniñez

Dada la popularidad del personaje, sólo seis meses después del debut de Superman, en noviembre de 1938, Jerry Siegel empezó a lanzar una tira de prensa basada en Superman de niño para seguir aprovechando la moda de Superman, que fue rechazada. Siegel volvió a intentar lanzar a Superboy presentando un guión completo de su primera aventura en diciembre de 1940, pero DC volvió a rechazarlo. A pesar de estos rechazos, DC produjo un *ashcan de Superboy a finales de 1941. La producción de un ashcan era una práctica editorial común en la que el editor tomaba el arte interior y las portadas de los cómics existentes, y «publicaba» unas pocas copias con un nuevo título con el fin de asegurar el título para futuras publicaciones. Los Ashcans se consideran algunos de los cómics más raros y valiosos del mercado de coleccionistas.

*El «ashcan» (un «basurero», en una traducción no literal) es el lugar donde metafóricamente iban a parar estas ediciones, por lo que, básicamente, se trata de una edición especial con un tiraje mínimo, con historias cuyo único fin es dar lugar a un elemento y fundamentar su existencia.

Después de ser el principal guionista acreditado de Superman durante cuatro años, Jerry Siegel fue reclutado por el ejército estadounidense el 28 de junio de 1943, aunque continuaría enviando guiones y argumentos para Superman a DC mientras estaba en el ejército. DC complementó los guiones de Siegel, ahora menos frecuentes, con los escritos por Don Cameron, así como por el cocreador de Batman, Bill Finger. Superboy apareció por primera vez en el More Fun Comics #101 de enero de 1945 con el guión que Siegel había presentado en 1940, y que fue desarrollado por Cameron, aunque supuestamente Siegel no fue informado. El dibujo de Superboy corrió a cargo de Joe Shuster, quien el 1 de octubre de 1944 envió a Siegel una carta (como se relata en el libro Holding Kryptonite: Truth, Justice, and America’s First Superhero), diciendo:

«Jerry, hay algo muy importante en el viento aquí, y quiero escribir sobre ello y darte una imagen de primera mano. Me asignaron hacer una publicación de 5 páginas del largometraje SUPERBOY para ser usado en MORE FUN COMICS. Este reportaje, lo sé, es una de tus ideas originales que intentaste sacar el verano pasado… Desde entonces, no se dijo nada al respecto hasta que se me hizo el encargo. Acabo de terminar el trabajo y he intentado conseguir una copia para enviártela.»

La historia de Superboy que aparecía en More Fun Comics #101 sustituía temporalmente al cómic de detectives gemelos del número anterior, Dover and Clover de Henry Boultinof, que volvería de nuevo en el número siguiente. More Fun Comics #102 presentó otra historia de Superboy, erróneamente acreditada a Siegel, con Dover y Clover sustituyendo permanentemente a otro personaje de Jerry Siegel que estuvo entre los primeros superhéroes de DC, el Spectre. Las historias de Superboy a partir del More Fun Comics #102 fueron escritas por Don Cameron, pero acreditadas a Siegel hasta su regreso de la guerra.

Problemas en el frente interno

Tras el número 107 de More Fun Comics, todos los cómics de superhéroes del título se transfirieron a Adventure Comics a partir del número 103. El número 103 de Adventure Comics tenía como fecha de portada enero de 1946, que coincidía con el mes en que Jerry Siegel regresaba de la guerra, lo que garantizaba que estaría en los quioscos a tiempo para su regreso.

Cuando Siegel regresó de la guerra, al parecer se enfureció porque DC estaba utilizando un personaje que él había creado sin su permiso. Super Boys, de Brad Ricca, relata que sus frustraciones aumentaron al prohibírsele continuar con su trabajo desde su estudio de Cleveland, ya que DC insistió en que se trasladara a Nueva York. Tras otro año escribiendo Superman, y con las frustraciones en aumento, Siegel convenció a Shuster para que se uniera a él en el lanzamiento de una demanda en abril de 1947 exigiendo 5.000.000 de dólares y los derechos de Superboy y Superman.

Curiosamente, un mes antes de que Siegel iniciara la demanda, el 5 de marzo de 1947 salió a la venta el número 46 de Superman, que contenía la única historia de Superboy que Siegel había escrito oficialmente para DC hasta ese momento (sin contar el guión que supuestamente se utilizó sin su permiso), en el que Superboy aparecía en los flashbacks de Superman mientras visitaba a sus compañeros de colegio ya adultos. Esto puede haber sido el punto de inflexión para Siegel. Uno de los antiguos compañeros de guerra de Siegel, Fred G. Beers, recordaba haber trabajado con él en el periódico militar Stars & Stripes durante su período de servicio en un artículo recogido por el Cherokee Strip Museum.

«Cuando trabajé con Jerry en Stars & Stripes en 1944-45, se pasaba todas las horas fuera de servicio escribiendo cartas a abogados y a otras personas en un intento inútil de establecer su parte de propiedad en la bonanza de Superman. Era un triste espectáculo para los que habíamos llegado a conocerle como colega.»

Este recuerdo coincide con la cronología de cuando Siegel recibió la noticia de Superboy de Shuster e indica que Siegel tenía intenciones de demandar incluso antes de su regreso de la guerra. Sin embargo, Siegel no demandó hasta más de un año después de su regreso, y siguió trabajando para la compañía, por lo que es muy posible que el hecho de que le pidieran que incluyera a Superboy en Superman #46 fuera el empujón que necesitaba.

La batalla por la custodia de Superboy

Incluso después de lanzar la demanda por los derechos de Superman y Superboy en abril, pasaría un tiempo antes de que Siegel y Shuster tuvieran su día en los tribunales. Como se resume en JOANNE SIEGEL y LAURA SIEGEL LARSON contra TIME WARNER INC., el asunto llegó finalmente a los tribunales el 21 de noviembre de 1947, y se resolvió el 12 de abril de 1948, con el juez fallando a favor de Siegel en cuanto a la propiedad de Superboy, junto con el derecho a todos y cada uno de los ingresos que Superboy había generado hasta ese momento, que debían ser supervisados por un contador externo.

El juez también falló a favor de que Siegel y Shuster recibieran una compensación por los derechos de autor de Superman que creían que les estaban reteniendo, también supervisada por un contador externo, y ordenó a DC que cesara inmediatamente la publicación de todas las historias de Superboy. El juez también dictaminó que DC era propietaria de Superman, pero el caso fue una victoria general para Siegel y Shuster.

Entonces, por una razón desconocida, Siegel y Shuster llegaron a un acuerdo con DC y les concedieron los derechos de Superboy por la cantidad relativamente baja de 100.000 dólares, que sirvió sobre todo para cubrir sus gastos legales. La razón por la que decidieron llegar a un acuerdo por una cantidad tan baja después de haber tenido derecho a una cantidad mayor es objeto de debate, y algunos especulan que, tras los largos procedimientos legales, no podían permitirse esperar más dinero y decidieron aceptar menos antes.

Después de la dura batalla que Siegel y Shuster libraron en los tribunales, este movimiento es desconcertante y debió de producirse rápidamente tras el veredicto, porque DC no detuvo la producción de historias de Superboy, que siguieron publicándose en Adventure Comics sin interrupción durante el transcurso del juicio. Tras el acuerdo, el 21 de mayo de 1948, el juez revisó su sentencia de abril. Como era de esperar, los problemas legales de Superman agriaron la relación de Siegel y Shuster con DC, y sus contratos terminaron y no se renovaron antes de que se resolviera el juicio, apareciendo la última historia de Superman de Siegel en el número 32 de World’s Finest Comics de enero/febrero de 1948.

Con el número 1 de abril de 1949, Superboy se convirtió en uno de los únicos títulos nuevos de superhéroes que triunfaron desde el final de la Segunda Guerra Mundial, en una época en la que la popularidad de los superhéroes estaba disminuyendo, y su cómic se mantendría durante 260 números antes de cambiar su título por el de Legión de Superhéroes en 1980.

Si DC hubiera sido más transparente con los creadores de Superman, el legado de Superman y DC Comics podría ser muy diferente, dado que una relación que produjo uno de los personajes más exitosos de la cultura pop -y que podría haber producido más- se acabó. La historia de cómo Superboy creció a partir del éxito de Superman y el drama entre sus creadores y DC Comics es una saga en sí misma, pero una que en el fondo sigue desarrollándose en los cómics de hoy en día, ya que los creadores de ideas que pasan a inspirar películas multimillonarias luchan por un verdadero reconocimiento y una compensación adecuada.

Fuente: Screen Rant

¿Qué te parece este artículo de cómo una batalla legal por Superboy cambió la historia de DC Comics?

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Historias del cómic

Acerca de Miss Lane

Diseñé miles de inventos revolucionarios que me habrían convertido en la mujer más rica del mundo… pero los guardé en Megaupload. Ahora dirijo esto a tiempo completo.

Ver todas las entradas de Miss Lane →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

12 + = 18

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.