Superman revela cómo resiste para no matar a Batman todos los días

Todos tenemos a ese amigo. Podemos amarle como a un hermano, pero a veces, queremos estrangularle como si fuera nuestros peor enemigo. Claro, seguiríamos sin vacilar a ese amigo a la batalla, y luego discutiríamos mientras luchamos espalda con espalda. Nadie – y nos referimos a nadie – lastima a ese amigo… a menos que seamos nosotros. Sí, todos tenemos ese amigo, incluido Superman.

ADVERTENCIA: El siguiente artículo contiene spoilers de Superman Vol. 5 #4 de Brian Michael Bendis, Ivan Reis, Joe Prado, Alex Sinclair y Josh Reed.

En la época anterior a Crisis en Tierras Infinitas, Superman y Batman eran los mejores amigos; luchando constantemente uno al lado del otro, incluso fueron etiquetados como el equipo “World’s Finest”. Después de Crisis, esa amistad tan cercana se desvaneció, con el único punto en común entre los dos siendo que lucharon en el mismo bando de la ley. Con el tiempo, el dúo se fue acercando poco a poco, y con Rebirth, los dos vuelven a ser amigos firmes, aunque con algunas diferencias muy marcadas y abiertas.

En Superman Vol. 5 #4 de Brian Michael Bendis e Ivan Reis, Superman profesa a su hijo Jon las diferencias que él y Batman superan, como parte de una lección sobre cómo lidiar con el conflicto. Clark le dice a su hijo: “Quiero arrancarle la cabeza a Batman de su cuerpo cada día que esté vivo”. Ouch! Eso no parece algo con lo que puedas contarle a tu hijo sobre tu mejor amigo.

Por supuesto, Superman no haría tal cosa, y ese es su punto. Llama a Batman su hermano y le dice a Jon que, básicamente, Batman “se da la vuelta y hace lo mejor que he visto hacer a nadie”. Cualquiera que sea la molestia que Batman le pueda servir a Superman, Clark sabe lo suficiente como para tomar un respiro, darle un poco de tiempo y esperar el recordatorio de cuán grande es realmente su amigo. Ese es el secreto de Superman para lidiar con la carga de ser el mejor amigo de Batman: tratarlo como una lluvia pasajera y esperar a que el sol brille.

Gran momento: Superman le dice a Jon: “… Hey, es Batman, espera cinco minutos. Y espero...”

No hay otra manera de que dos amigos tan dispares se traten entre sí. Después de todo, Superman es el gran boy scout azul: rescata gatitos de los árboles, puede detener un disturbio con una mirada fija y es una inspiración parecida a la del mesías para los demás. Batman, por otro lado, es el Caballero Oscuro, y mantiene el orden a través del miedo. También puede detener un disturbio – con unos cuantos puñetazos bien colocados y bombas de humo… y probablemente con su propia mirada. Si hay un gatito que rescatar, bueno, dejará que Superman se encargue de ese tipo de cosas.

Amigos o no, es imposible que Batman no moleste a Superman a diario.

Para ser justos, las maneras de Superman de salvar a los gatitos y su visión del mundo eternamente brillante y optimista probablemente también lleven al siempre melancólico y ya guiado Batman al borde de los puñetazos. El hecho de que los dos no participen en batallas más frecuentes es un testimonio de su dedicación inquebrantable al heroísmo.

Y es por eso que son amigos – los dos hombres pueden no tener mucho en común, pero con una similitud tan fundamental, sería difícil no tener un vínculo tan fuerte. Seguro, los dos podrían discutir sobre cómo despachar una amenaza, pero siempre estarán unidos en la lucha para acabar con ella.

Pero no pongas un gatito en el camino.

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

17 + = 27