Reseña de DC Future State: Kara Zor-El, Superwoman #2

Future State: Kara Zor-El, Superwoman #2
DC Future State: Kara Zor-El, Superwoman #2

Guión: Marguerite Bennett. Lápices: Marguerite Sauvage. Tintas: Marguerite Sauvag. Portada: Paulina Ganucheau. Portadas alternativas: Alex Garner

La colonia lunar construida en torno a la Fortaleza de la Soledad de Superwoman está sitiada. Unos alienígenas que cambian de forma han llegado a este lugar de paz en busca de Lynari, una refugiada de su mundo natal. Es una mala jugada por parte de estos malvados intergalácticos: si Kara Zor-El le ofrece santuario, no va a dejar que nadie le ponga sus monstruosas manos encima. Esperemos que esta apuesta valga la pena, porque el secreto de Lynari -el que la metió en problemas en primer lugar- podría significar malas noticias para todos.

Historia

Los alienígenas conocidos como Lythi se han transformado en anguilas gigantes y están atacando a Kara para llegar a Lynari y a la Gema Starfall. Revelan la verdad de cómo Lynari llegó a poseer la gema.

Aunque Kara se defiende, la criatura revela que ha traído un Detonador Cuántico. Todo lo que quieren es Lynari, si no destruirán la colonia lunar. Cuando Kara se niega, la bomba se detona pero no hace tanto daño como se esperaba, aunque ha enfurecido a Kara.

Lynari ve lo mucho que Kara está dispuesta a sacrificar y le roba sus poderes y se hace cargo de la situación. Rompe la gema Starfall y al hacerlo borra todo el odio y la codicia que la rodean. Lynari se sorprende cuando la Lythi se transforma en su verdadera forma, su propia tía Kimara.

Inspirados por el trabajo de Kara en la luna, Lynari, Kimara y los residentes trabajan duro durante años para restaurar la base lunar.

La base lunar recibe ahora el nombre de Jardín Eterno. Y Kara Zor-El descansa en paz junto a Krypto mientras la sociedad que construyó prospera en el futuro.

Final.

Opinión
804531 10207986355445192 1828560675 n - Reseña de DC Future State: Kara Zor-El, Superwoman #2

El segundo y último número de Kara Zor-El, Superwoman comienza de forma abrupta, siguiendo la estela de un giro argumental para ofrecer una gran cantidad de información sobre Lynari y su traumático pasado, para pasar inmediatamente a la acción (como se anuncia en la increíble portada de Paulina Ganucheau), con el siempre detallado arte de Sauvage, que ayuda a transmitir el mensaje.

Las líneas de movimiento azules y rojas, las posturas corporales preparadas para la batalla y las expresiones faciales desafiantes están deliciosamente elaboradas hasta llegar a las dos dos página completas que es, de nuevo, casi una obra de arte por cómo compone y ofrece la escena. El único detalle que no me gustó especialmente del arte de estas páginas es que el colorido es (intencionadamente) más pálido y de dos tonos, pero, en cuanto volvemos a la pelea, los colores cálidos y vivos y las magníficas sombras detalladas vuelven a la escena, al igual que la hermosa conclusión de este viaje emocional para Kara.

Aunque las primeras páginas de Future State: Kara Zor-El, Superwoman #2 y la «resolución del conflicto» en sí no me convencieron tanto como el espectacular arranque del primer número, cuando la acción se detiene, todo se tranquiliza y Lynari inicia una reflexión sobre el carácter de Kara y su vida en este futuro, no pude evitar sonreír e incluso emocionarme.

Bennett concluye su exploración del personaje abrazando la bondad, la empatía y el «amor por el oficio» que Kara aporta a su papel de Superwoman. Tiene defectos, pero siempre está creciendo, aprendiendo, cuestionando, y eso es una parte increíblemente hermosa del personaje. Pensar en Kara como una profesora imperfecta que aprende mientras enseña, que trabaja para ayudar activamente a los demás sin tratar de estar por encima de ellos, es una forma preciosa de explorar su carácter y lo que puede aportar a los demás. Y el arte acuarelado, expresionista y lleno de flores que acompaña el final de esta miniserie traslada esa voluntad de crecer, prosperar y aprender.

E resumen, la exploración del personaje que esta miniserie ha elaborado con Kara Zor-El llega, tras algunos golpes aquí y allá, a un final maravillosamente próspero, con el arte majestuosamente bello resaltando cada nota.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Reseñas de Future State

Comments

comments

Acerca de Miss Lane

Diseñé miles de inventos revolucionarios que me habrían convertido en la mujer más rica del mundo… pero los guardé en Megaupload. Ahora dirijo esto a tiempo completo.

Ver todas las entradas de Miss Lane →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 + 1 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.