Reseña de Batman/Superman #3

«¿Quiénes son Los Seis?» – Parte 3

Guión: Joshua Williamson. Lápices: David Márquez. Tintas: David Márquez. Portada: David Márquez. Portada alternativa: Paolo Pantalena y Romulo Fajardo JR

¿Es Superman el miembro más reciente de los Seis Secretos del Batman que Ríe? Ciertamente se ve de esa manera, y Batman puede que quede impotente a la hora de detener al Hombre de Acero y a su propio doble demente. El Bruce Wayne más peligroso del Multiverso Oscuro está suelto en nuestro mundo, y tiene a su lado al superhéroe más grande de nuestro planeta. ¿A quién recurres cuando no hay nadie en quien confiar?

Resumen

Mientras la tranquilidad reina en el Salón de la Justicia, Batman observa por un monitor como Superman, infectado voluntariamente con el gas del Joker, abre un túnel para llevar al Batman que Ríe hacía la sala de armamentos. Una vez allí dentro Superman, invadido por una risa maniaca, le pregunta a su compañero qué planea hacer a continuación. Sin miramientos el Batman que Ríe confiesa que planea matar a todas las personas tal como sucedió con el planeta Kripton. El villano añade sádicamente que lo mismo que le sucedió a la madre biológica de Superman le sucederá a Lois y Jon. Ante eso Superman deja de reír y lo ataca sin ningún tipo de restricción, pero al instante Batman aparece y le inyecta el antídoto antes de activar verbalmente las medidas restrictivas del Salón de la Justicia. En un parpadeo Superman y el Batman que Ríe son capturados por una gruesos cables. Bruce, con ambos contenidos, le informa a Clark que su doble malvado se dio cuenta del engaño y por eso lo provocó. El Batman que Ríe añade haber notado que nunca abandonó su celda gracias a que los proyectores holográficos que usaron para tratar de engañarlo emiten un aroma distintivo. Superman se libera del agarre enfurecido con Batman por no haber confiado en que lograría descubrir las identidades de los otros infectados, pero el Batman que Ríe admite que no les habría dado los nombres ni escribiéndolos en el cielo.

Tomando eso como una pista Batman reactiva la celda del Batman que Ríe y deja a Superman bajo una lámpara de sol amarillo que lo ayudará purgar más rápido la toxina del Joker. Siguiendo la pista Batman regresa a Gotham y embiste con el Batmóvil un camión policial manejado por Gordon. Velozmente él salta sobre el capó del vehículo y le dice a Jim que puede ayudarlo a deshacer lo que el Batman que Ríe le hizo. Sin embargo Gordon se quita las gafas, revelando un par de ojos oscuros, y lo culpa de todo lo malo que le ha pasado a él y a la ciudad. Batman lo arranca del camión y lo tira a la calle para preguntarle por qué el Batman que Ríe quiso que descubriera que él es uno de los infectados. Gordon confiesa que ellos son un ejemplo de lo que las personas son en su interior y activa la señal de su reloj, lo cual pone en funcionamiento a Rookie, la armadura que usó cuando fue Batman. El robot ataca velozmente al Caballero Oscuro pero Superman aparece de golpe para salvarlo pese a seguir padeciendo los efectos del veneno. El Hombre de Acero descarga sus puños contra el robot y eventualmente destruye con su aliento gélido mientras Batman esquiva los disparos de Gordon y lo deja inconsciente con un duro puñetazo en la cara.

De inmediato los héroes llevan a Gordon y la armadura a la Fortaleza de la Soledad, dado que esa es la única ubicación que el Batman que Ríe desconoce. Superman sugiere contarle a la Liga de la Justicia lo que está sucediendo pero al instante la armadura de Gordon se descompone en cientos de miles de nanoinsectos que se apoderan de toda la tecnología kryptoniana. Al cabo de un instante los insectos capturan a Batman y Superman mientras toman la forma del infectado Blue Beetle, quien alega que gracias al Batman que Ríe ya no será considerado un hazmerreir por los otros héroes. Mientras tanto los cielos de todo el mundo se iluminan con la señal de la Legión de la Perdición. Desde su cautiverio el Batman que Ríe deja de sonreír al darse cuenta que Lex Luthor acaba de declararle la competencia. Él aduce que ambos ahora están en curso de colisión, sin embargo añade que ya deberían saber que Batman siempre gana.

Opinión

Batman y Superman intentan todo lo que pueden para llegar al fondo de los planes del Batman Que Ríe en Batman/Superman #3, esta semana en DC Comics.

Joshua Williamson es el escriba de este viaje a través de la locura. David Márquez continúa su buen trabajo sobre este título. Alejandro Sánchez se encarga de los colores para Márquez, y John J. Hill se encarga de las letras.

Márquez está aplastando este título y nos está dando algunos de los mejores trabajos de su carrera. El detalle en cada panel es asombroso. Está elevando el listón del arte interior de las principales editoriales y está poniendo todo su empeño en ello. Se toma el tiempo para sacar la suciedad, el polvo, la neblina de sangre y cualquier otra cosa que pueda estar en el aire. Es un arte verdaderamente notable y establece un alto estándar para este título para el próximo artista que tome el relevo.

Los colores de Sánchez también son inspiradores. Trabaja impecablemente con Márquez y sus colores son vibrantes y vivos. La paleta de colores trae una brutalidad a la página que se ajusta a la del Batman Que Ríe y lo que tiene reservado para este mundo. Cada fuente de luz brilla e ilumina el polvo que la rodea, mientras que los faros de los automóviles iluminan el cristalino de nuestros ojos. Batman/Superman ha sido magnífico hasta ahora y #3 continúa la tendencia.

La acción es ininterrumpida y todo sucede muy rápidamente. Williamson lo explica todo de manera que no pierda al lector ni lo distraiga de nada de lo que está sucediendo. La narrativa es lineal y no salta por todas partes como a algunos escritores les encanta hacer. Una historia interesante no tiene por qué ser elegante con la forma en que se cuenta.

Este número termina igual que casi todos los títulos de DC este mes y prefigura un argumento del Año del Villano con Lex Luthor. El Batman Que Ríe ha reunido a su Infectado, mientras que Lex se está asociando con todos los villanos que pueda para unirse a él. ¿Están estos dos equipos llenos de maldad en un curso de colisión? Tal vez Batman y Superman deberían sentarse y dejar que las cosas sucedan y enfrentarse a quienquiera que salga vivo de esa pelea.

El Batman Que Ríe está maquinando y todo parece ir según lo planeado, excepto Lex.

Comments

comments

Acerca de Miss Lane

Diseñé miles de inventos revolucionarios que me habrían convertido en la mujer más rica del mundo… pero los guardé en Megaupload. Ahora dirijo esto a tiempo completo.

Ver todas las entradas de Miss Lane →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

74 − = 68

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.