Reseña de Action Comics #995

ACTION COMICS #995

“Disparo Booster (Parte tres)”

Guión: Dan Jurgens. Dibujo: Brett Booth. Tintas: Norm Rapmund. Color: Andrew Dalhouse. Portada: Dan Jurgens, Trevor Scott, HI-FI. Portada alternativa: Dustin Nguyen.

El tiempo se ha roto y Superman y Booster Gold están tratando de repararlo. Por su parte, Lois busca a su padre retenido, y esto provocará que el Geneal Lane se encuentre cara a cara con su nieto Jon por primera vez. Mientras Clark lucha por reconciliarse con la verdadera identidad de su propio padre, ¿podrá Lois Lane hacer lo mismo?

RESUMEN

El cómic  comienza en el siglo XXV enGotham City, allí Booster Gold y Superman se enfrentan a los Erradicadores que les han seguido desde Krypton, (véase AC #994). El Hombre de Acero al estar de regreso en la Tierra ha recuperado sus poderes, pero sigue contrariado por haber tenido que abandonar Krypton y la posibilidad de conocer la verdad acerca de Jor-El y Mr.Oz además de haber caido ahora en el año 2462, una época en la que Booster Gold es un proscrito, por su parte el héroe dorado se muestra preocupado por reparar la corriente temporal y que todo vuelva a su Status Quo original.

Skeets  informa al kryptoniano que Booster Gold robó la esfera temporal y que está siendo buscado por la Oficina de Seguridad, la cual termina por localizar a nuestros héroes y despliega sus efectivos para detener a Booster.

Dos aeronaves llega al lugar de la batalla, con su armamento causan una enorme explosión que neutraliza la amenaza de los Erradicadores, y que deja inconsciente a Booster Gold. Skeets informa a Superman que deben de subirse en la esfera temporal junto con los Erradicadores y marcharse de ese lugar, rumbo a 2018 aunque eso implique dejar allí a Booster Gold, que es llevado a una prisión en la que es encerrado en la misma celda que su padre.

Mientras tanto, en el presente, Lois ha volado a Logamba accediendo al lugar en donde el General Lane se haya prisionero y dejado a su suerte. Pero la reportera no cuenta con que Jon la ha seguido en secreto escondiéndose en la bodega del avión como polizón.

De vuelta al siglo XXV, Superman y Skeets hablan de la situación de Booster Gold, el kryptoniano piensa que si verdaderamente ha robado, deberá de enfrentarse a la ley,  Pero Skeets explica que si Booster Gold es un rebelde y puntualmente comete acciones no correctas es porque su padre fue un hombre violento que lo maltrató a él y a su esposa, forjando un caracter dificil en el héroe dorado.

Superman se mantiene en su postura de que robar no es correcto, pero Skeets le hace ver los paralelismos entre ambos héroes y la suerte que ambos han corrido con sus respectivos padres, haciendo que el kryptoniano decida liberar a Booster Gold y darle una segunda oportunidad.

No muy lejos de allí, en la prisión, el padre de Booster Gold deja inconsciente a un guardia que ha accedido a la celda en la que ambos se encuentran y ordena a su hijo que le sigan puesto que sus planes no pasan por pasarse el resto de su vida en una cárcel.

Pero para sorpresa de todos, Superman irrumpe en la celda, reduciendo al padre de Booster Gold, segundos después, ambos héroes abandonan la prisión. Superman ayudado por Skeets repara la esfera temporal y el héroe dorado visita a su madre, que queda impresionada cuando el Hombre de Acero la relata las hazañas de su hijo.

Tras la visita, nuestros héroes se disponen a volver al presente en la esfera temporal, pero inesperadamente uno de los Erradicadores se activa, lanzando una descarga de energía que avería la esfera, haciéndola que abandone la corriente temporal y que caiga en un extraño planeta con dos soles, en el que el General Zod parece ser el amo y señor, finalizando así el cómic.

OPINIÓN

Número que de entrada me ha resultado bastante desconcertante, dado que el número anterior lo cerrabamos en Krypton, y este lo iniciamos en la Gotham del siglo XXV si saber cómo ha sucedido eso, pero bueno.. es un mal menor en pos de un cómic repleto de acción en sus páginas iniciales lo que siempre es de agradecer puesto que engancha al lector con viñetas absolutamente llamativas.

Pero toda esta acción se diluye como un azucarillo, y se convierte en una historia de dramas familiares que hacen que Superman actúe y rescate a Booster Gold de un pasado doloroso.

A todo esto hay que añadir un par de páginas en las que vemos como Lois ha volado a Logamba a rescatar al General Lane, ajena a la ayuda que Jon la va a prestar puesto que el niño ni loco se va a perder una misión en la que pueda ayudar a su madre a rescatar a su abuelo.

En fin, que de padres, madres y abuelos va la moraleja del cómic.

Pero si todo eso os parece poco, ¿dónde llegan nuestros héroes en la página final del cómic? la respuesta es: al planeta al que Zod, Ursa y el hijo de ambos llegaron varios números atrás con la intención de someterlo, (Muy cañera la imagen de  la estatua de Zod pisando los craneos de aquellos que se resistieron a ser dominados).

En cuanto al apartado gráfico, es correcto. No me deslumbra pero tampoco me desagrada, las escenas de acción están bastante bien representadas, así como la expresividad de los personajes.

Esto fue todo en esta ocasión, seguimos con el periplo espacio-temporal de Superman y Booster Gold, que contiuará en el próximo número esperemos que con más respuestas que interrogantes nuevos.

Hasta entonces, saludos cordiales.

Non.

(Portada alternativa realizada por Dustin Nguyen)

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.