Reseña Adventures of the Super Sons #1

Adventures of the Super Sons #1

“Detectives de Acción”

Guión: Peter J. Tomasi. Lápices: Carlo Barberi. Tintas: Art Thibert- Portada: Dan Mora. Portada alternativa: Jorge Jiménez

Los Super Hijos están de vuelta en una nueva miniserie de 12 números escrita por Peter J. Tomasi Echa un vistazo a las aventuras perdidas y secretas de Damian Wayne (Robin) y Jon Kent (Superboy) en esta miniserie de flashbacks que se sumerge profundamente en el bombástico romance entre los hijos de los mayores héroes del universo de DC. Se trata de una historia épica dual que trasciende los acontecimientos actuales, cuando Superboy y Robin se encuentran los objetivos de un equipo interestelar de jóvenes malvados llamado Gang.

Resumen

(Nota: Esta serie de 12 números tiene lugar entre Super Sons #6 y Superman Special #1)

Comenzamos con los chicos luchando contra la gigantesca estatua de Superman del Parque Memorial. La estatua ha sido llevada a la vida por El Titiritero. Mientras Jon toma el lugar de Damian luchando contra la estatua, Damian se las arregla para derrotar a El Titiritero y poner fin al conflicto.

Más tarde en la West-Reeve, comienzan las vacaciones de verano, los niños son recogidos por Alfred. Un tiempo después, los muchachos en su cuartel general en la Bahía Morrison, se enteran de un ataque de una versión más pequeña de Shaggy Man. Cuando van a investigar, descubren a su último adversario, así como mucho más, ya que son recibidos por “The Gang”, versiones más jóvenes de los Super Villanos de la Tierra… Shaggy Boy, Ice Princess, Kid Deadshot, Brainiac 6, Joker Jnr. y su líder Rex Luthor.

Con Damian atado, Rex desata su arma secreta de Kriptonita Dorada, despojando a Jon de sus poderes mientras está cerca y con un guantelete de poder, comienza a golpear a Jon sin piedad.

Adventures of the Super Sons #1

Opinión

Los Súper Hijos regresan de unas vacaciones de verano, aunque bueno, estamos en verano.

Sí, los chicos han vuelto con un nuevo título y nuevas aventuras después de que su serie autotitulada llegara a su fin hace unos meses. El siempre confiable escritor Peter Tomasi está de vuelta, acompañado por el equipo de arte compuesto por Carlo Barberi, Art Thibert, Protobunker y Rob Leigh, todo con el propósito de darnos más tiempo con nuestro Dúo Dinámico junior favorito.

¿Las buenas noticias? Son los Súper Hijos que conoces y tanto te gustan, con algunos diálogos agudos, grandes interacciones entre los protagonistas y algunas piezas de acción realmente excepcionales. Eso es parte del número, sin embargo: es más de lo mismo. Por muy bueno que sea, este número nunca se eleva por encima de nada de lo que haya ocurrido antes, hasta el punto de que es “sólo” otra aventura de los Súper Hijos.

Por otra parte, hay series que desearían tener los puntos fuertes que tiene este número en particular, así que tomaré coherencia si eso significa que es por lo menos un buen momento.

En todo caso, este número se parece al estreno de la temporada de una serie de televisión en curso, no al comienzo de una nueva serie. Eso también está perfectamente bien, porque eso es más o menos lo que es: las continuas aventuras de Robin y Superboy. La escena inicial parece un gran estreno de la temporada: nos lanzan en medio de la acción, encontrando a los chicos enfrascados en una batalla con una estatua aparentemente sensible de Superman. La escena funciona en dos niveles, en el sentido de que los fans existentes pueden volver a familiarizarse con los chicos y los nuevos lectores pueden tener una buena sensación de su personalidad. Superboy, por ejemplo, se mantiene al margen, comiendo palomitas de maíz y siendo gracioso. Robin, por otro lado, está luchando contra la estatua viviente por su cuenta, su malhumorada seriedad que se manifiesta en su determinación enfocada en la misión.

Las bromas son aire fresco cuando las leemos, y la “rivalidad” entre los chicos es tan fuerte como siempre.

Eso es un punto fuerte, pero también un detrimento: el cómic es coherente con la calidad de la serie anterior, pero nunca excede esa consistencia. No todos los comics tienen que reinventar la rueda, por supuesto, y voy a tomar consistentemente entretenido en lugar de desastrosamente terrible o decepcionante. Aún así, considerando la decepción que tuvimos cuando la serie fue cancelada y la euforia que vino con el anuncio de este título, hubiera sido bueno que este cómic comenzara con una explosión más grande.

Sin embargo, la escritura es fuerte, y hay algunos giros sólidos. Una de las cosas que me encanta de DC Comics en particular es cómo tantos de sus villanos son capaces de formar sus propios supergrupos. En ese sentido, los muchachos tendrán las manos ocupadas cuando se enfrenten no sólo a un villano, sino a todo un equipo de ellos.

Pero son niños.

Un concepto tan sólido e intemporal como cualquier otro: “Versiones infantiles de personajes establecidos”. Todos son reconocibles como los personajes en los que se supone que deben inspirarse, así que miras a Luthor Jr. y sabes que se supone que es una versión de Lex. Sin embargo, son las pequeñas rarezas que añaden a los diseños las que los hacen más memorables, como la sonrisa abierta de “Rex” Luthor, los pantalones holgados del Joker, Jr. y un Kid Deadshot… digamos que con algún kilito de más.

Para un cómic como este, el equipo creativo que se ha formado es absolutamente perfecto. Tienes el guión de Peter Tomasi, siempre lleno de corazón y humor, y luego está la fuerte narración visual y los grandes personajes. Es consistente con la serie anterior, pero oye, si vas a ser consistente, también puedes ser consistentemente bueno.

Concluyendo, los chicos han vuelto y sus aventuras son tan divertidas como siempre. Este número es como si se tratarse del estreno de la temporada de tu serie favorita de televisión, reintroduciéndonos a los personajes y su dinámica antes de lanzarlos a una nueva aventura. El guión de Tomasi es tan ágil y sincero como siempre, y la narración visual es una brisa. Las aventuras de los Super Hijos pueden ser “más de lo mismo”, pero cuando eso se aplica a algo bueno nunca es algo malo.

Portada alternativa por Jorge Jiménez

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

8 + 2 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.