Necesitamos una película de Superman esperanzadora ahora más que nunca

Ahora más que nunca, necesitamos una película esperanzadora de Superman que se centre en su rasgo de carácter más importante: la bondad.

Las películas de superhéroes dominan la taquilla. El universo cinematográfico de Marvel sentó las bases del auge moderno y las series de televisión, películas y series de animación de superhéroes siguen siendo muy atractivas. Así que es extraño que Warner Bros. no crea que una película independiente de Superman tenga éxito en este momento. De hecho, necesitamos una película de Superman esperanzadora ahora más que nunca.

Desde sus inicios, Superman ha sido el concepto de poder para el bien, un hombre al que se le dio un poder divino pero que en vez de usarlo para gobernar, lo usa para servir a los demás. Desde el doble campeón social de los años 30, que se enfrentaba a políticos corruptos, a los dueños de barriadas y a los maltratadores domésticos, hasta el gran boy scout azul de los años 50, pasando por el campeón que moriría y resucitaría en los 90, Superman y su legado han perdurado. Es el personaje que fundó todo un género de narración, uno que lleva su nombre hasta hoy. Seguramente, es posible recrear ese rayo en una botella con una película de Superman.

Las representaciones más recientes de Superman se han desviado de su interpretación altruista original y se han centrado más en su estatus de semidiós superpoderoso que en el de un hombre decente que intenta hacer el bien por los demás. El personaje de «El Hombre de Acero» y «Batman V Superman: El Amanecer de la Justicia» se parecía menos a Clark Kent y más a Jon Osterman, el ser divino de otra adaptación de Zack Snyder. Al igual que el Dr. Manhattan, el Superman de esas dos primeras películas se sentía más distanciado de la humanidad, sus habilidades eran más una carga que una bendición, su estatus de salvador parecía un peso sobre sus hombros más que la oportunidad de ayudar realmente.

Aunque la «Liga de la Justicia» mostró signos de una corrección de rumbo para el personaje, la representación actual no funciona del todo, a pesar del compromiso de Henry Cavill con el papel. Lo intenta, pero Superman en una película de Grimdark es la proverbial clavija cuadrada en un agujero redondo. Una persona altruista que encarna la esperanza no puede ser una figura pesimista y desamparada.

Cuando se trata de Superman, es muy fácil perderse en sus poderes y en lo que se puede hacer con ellos. El paquete de poderes kryptonianos es muy atractivo: súper-fuerza, invulnerabilidad, vuelo, súper-velocidad, súper-sentidos, visión de calor. Se podría argumentar que sólo el Detective Marciano tiene un conjunto de poderes ligeramente más guay, dado que tiene todas esas habilidades con un cambio de forma y teniendo esos poderes mentales.

Sin embargo, la clave del éxito de una película de Superman radica en el hecho de que Superman tiene una característica que algunos escritores, directores y productores han pasado por alto: Superman es amable.

Ese es el elemento verdaderamente fantástico de Superman. Superman es un ser poderoso que podría gobernar el mundo y destruir a sus enemigos, pero no lo hace. Cree en las segundas oportunidades, cree en la redención, cree en el bien inherente y la decencia de la gente. La violencia es algo en lo que tiene que participar, pero nunca debe ser algo a lo que llegue primero. Superman puede ser un semidiós, pero también es un hombre de profunda compasión y tiene el deseo de ayudar.

«Superman: La película» se estrenó en 1978, durante un período de creciente cinismo entre el público en general. No se podía confiar en el gobierno, los fuertes parecían dominar a los débiles y la injusticia estaba en todas partes. Interpretado por Christopher Reeve, Superman llegó a la escena y comenzó a ayudar a la gente. Es significativo que en la película original nunca levante el puño con ira, ni dé un solo puñetazo. Simplemente está ahí para ayudar.

Las mejores historias de Superman siempre lo colocan en yuxtaposición con otros seres poderosos que usan sus habilidades para su propio beneficio: Lex Luthor, Brainiac, Darkseid, Solaris, Mongul, Cyborg Superman. Usan su habilidad para conquistar, controlar y aplastar a su oposición. Las mejores historias de Superman son cuando es desafiado por ese poder y usa su propia fuerza y compasión para superarlo. Esa es la clave de una película exitosa de Superman: recordar su bondad. Necesitamos bondad y compasión en las películas de superhéroes y Superman debería liderarlo.

Comments

comments

Acerca de Miss Lane

Diseñé miles de inventos revolucionarios que me habrían convertido en la mujer más rica del mundo… pero los guardé en Megaupload. Ahora dirijo esto a tiempo completo.

Ver todas las entradas de Miss Lane →

Un comentario sobre “Necesitamos una película de Superman esperanzadora ahora más que nunca”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

15 − = 14

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.